Juligan

It’s alive

Solo vine a decir que no mori. Que la mudanza, pese a sus miles de contingencias, ha sido un exito.

Haber olvidado traer el cargador de la notebook sin embargo, no ayudo en nada. Ni la lentitud del servicio postal, tampoco.

Ya estoy oficialmente mudada.
La casa ya esta en orden. Y limpia.
Juligan se esta portando cada vez peor, tengo que llevarlo siempre con correa porque ahora se cree el rey de la calle. Y retarlo seguido. Fin de la libertad para algunos. El horizonte que no termina, para otros.

Relax, por fin. Llegue hace unos dias pero la convivencia con D. (quien me trajo), me estaba matando. Por suerte se fue ayer.

Escribir desde el telefono es la muerte, asi que por el momento me despido.

Hola cuadernito y birome 🙂

Les dejo mi nueva bodeguita. Ya la mejorare

IMG_20141021_150338008

El arte de vivir con fe (y sin saber con fe en que)

Vengo de pasarla tan mal que se siente raro sentirme mejor.

Miro para adelante y pienso en otra vida. En agua, en playa, en estar lejos de una computadora, en si Juligan es de esos perros que nadan mucho, o de esos perros con miedo al agua. Pienso en conocer gente diversa. Gente que se dedique a otras cosas. Gente que no sea gente de sistemas.

Para estructurada y prejuiciosa estoy yo, y supongo que me estoy alejando un poco de eso. Tuve una semana laboral realmente intensa; incluso habiendo mandado mi renuncia hace días (con vigencia a partir de la próxima -no esta- semana), me termine encargando de implementar cosas que no tendría que estar implementando. Me siento cansada.

Pero vaaamos, me voy en una semana, a dedicarme a ser feliz, en lugar de dedicarme a juntar saliva antes de putear (en voz alta) y a ver pasar el sol desde adentro de una oficina. Siento la absoluta, pero absoluta, necesidad, de averiguar si existe otra vida. Yo creo que si existe. Y si no existe, me daré cuenta y volveré a la normalidad. A esto. A microcentro.

No estoy del todo segura de que es lo que espero, ni de que es lo que quiero que pase. Acepto sugerencias de todos modos.

La cuestion es que junto mi vida en una camioneta, le pongo la correa al perro y me voy.

 

 

 

 

Si alguien aun me lee, gracias 🙂