Sin categoría

DEFINITIVO

Asumo, quizás, mientras analizo los saldos y los costos, que la vida me ha llevado a ser una persona “definitiva“.

Definitiva como puede ser una guerra. Definitiva, como son definitivas la vida y la muerte.

Si tuviera que definirme en tres palabras, una de ellas, seria bélica. Mi excusa seria que dentro de cada accion, dentro de cada misero intercambio, de cada saludo, de cada amistad, de cada relacion, de cada contacto, de cada transaccion, de cada lo que sea; habrá un victorioso, y un perdedor.
Habra un heroe, un villano y un antiheroe. Habra un ejercito (mas o menos) equipado con dardos a disparar. Habra pasado ,y habrá saña.
Podriamos agradecer a la diplomacia y a la civilizacion, el hecho de que en cada transaccion no corra sangre. Que no sean tan definitivas. Pero eso no quita el hecho de que a nuestras vidas, las hayan convertido en una guerra.

Y podría encontrar culpables por decenas, por haber hecho esto de mi existencia.
Pero jamas podria juzgarlos, cuando me he adaptado al punto, en que cada guerra en mi vida, cobro un valor de vida o muerte. Cuando lo definitivo, se ha convertido en mi bandera. Cuando aprendi a vivir asi, cuando forma parte de quien soy, de mi esencia, y lo agradezco.
Eterno…Y tan efimero al mismo tiempo. Asi transcurro cada dia de mi vida, y asi quiero que transcurran. Intensos. Tormentosos. Constantes. Distintos. Gitanos. Felices.

Y si, corre por mi cuenta el convertir cada victoria en un holocausto…el no tener clemencia alguna por los vencidos.

Pero acaso, alguien la ha tenido por mi?

Volvi. De todos modos, happydrinker17 sigue en receso por mudanza.

#QET: Cerveza Quilmes

Anuncios

El arte de vivir con fe (y sin saber con fe en que)

Vengo de pasarla tan mal que se siente raro sentirme mejor.

Miro para adelante y pienso en otra vida. En agua, en playa, en estar lejos de una computadora, en si Juligan es de esos perros que nadan mucho, o de esos perros con miedo al agua. Pienso en conocer gente diversa. Gente que se dedique a otras cosas. Gente que no sea gente de sistemas.

Para estructurada y prejuiciosa estoy yo, y supongo que me estoy alejando un poco de eso. Tuve una semana laboral realmente intensa; incluso habiendo mandado mi renuncia hace días (con vigencia a partir de la próxima -no esta- semana), me termine encargando de implementar cosas que no tendría que estar implementando. Me siento cansada.

Pero vaaamos, me voy en una semana, a dedicarme a ser feliz, en lugar de dedicarme a juntar saliva antes de putear (en voz alta) y a ver pasar el sol desde adentro de una oficina. Siento la absoluta, pero absoluta, necesidad, de averiguar si existe otra vida. Yo creo que si existe. Y si no existe, me daré cuenta y volveré a la normalidad. A esto. A microcentro.

No estoy del todo segura de que es lo que espero, ni de que es lo que quiero que pase. Acepto sugerencias de todos modos.

La cuestion es que junto mi vida en una camioneta, le pongo la correa al perro y me voy.

 

 

 

 

Si alguien aun me lee, gracias 🙂