Mes: noviembre 2014

RASIN CLUB PECHEA EN 3…2…1…

Rasin vos nunca te olvides
que en el 83 te mandamo’ a la B
y te cogimos como te cogimos siempre
toda tu vida fuiste hijo de Independiente

Porque vos siempre fuiste botón,
siempre fuiste cagón y no salís campeón
Vos academia no podes salir primero
porque campeones salen los que tienen huevo

Anuncios

Pienso odiarte hasta el dia en que me muera

No volvi a stalkearlo, ni a el ni a sus contactos, no lo desbloquee nunca mas. Solo vi una foto, donde me entere que vino a Mar Del Plata hace una semana. Sabra que estoy aca? No lo sabra?

En el fondo da igual.

Este escrito no es actual, pero necesito recordar cuanto lo detesto. Cuanto lo sigo amando sin motivo alguno…

Perfumes a Juana de Arco

Seria hipócrita sostener que la fiebre o la falta de sueño, estén causando estragos en los escasos avances conquistados.

Resultaría incierto afirmar que “hoy me desperté así”, cuando cada mañana, cada noche, cada momento, me refleja la misma muerte, o el mismo dolor. La misma falta. La falta que me haces desde aquel día que tuve que decirte basta.

Mientras derrocho  mis lágrimas, que ya están contaminadas, mientras intento ahogar estas desesperadas ganas de gritar que tengo por momentos -y no hay pastilla que las aplaque-, intento pensar en concreto. Intento olvidar que ese, tu número, ya no va a aparecer en el visor de mi teléfono y poner las ideas en orden.  Intento soltarte y mientras tanto  fumo y pienso, y escribo. Y pienso.  Y te dedico  lo que decido te mereces: el despecho más profundo.

Comienzo a reírme de solo pensar que regalarme botines de fútbol en mi cumpleaños, es tan acertado como regalarle perfumes a Juana de Arco,

A recordar cómo me turbabas con tu lógica rudimentaria,

Y hasta ese extraño poder para aburrirme en vacaciones.

Lamento el despecho, esto no es mi juego, soy primeriza.

Lamento lo hecho, lo deshecho,  y que por esta vez  el tiempo y la distancia resulten más veloces que mis sentimientos.

Brota sangre de mis ojos con cada lágrima, brota sangre de mi boca en cada insulto.

Pierdo vida, lo sé; y no puedo evitarlo.

Lamento, de mis dudas, que las hayas cultivado.

De mis celos, haber sido fiel a la absurda necesidad de tenerlos (no los merecías).

Lamento haber apostado tanto, sin saber  de antemano cuanto había por ganar.

Y aun cuando fuiste una sucesión de situaciones de mierda, un error,

Lamento que hoy me paralicen tus actos.

Lamento haber sido en tu vida solo un contacto. Un pasatiempo, un juego, lo efímero, un rato.

Lamento darme cuenta con esto, que aquello que creía  eterno, fue solo un circo, fácilmente desmontable.

Lamento tus preguntas en la cama, sobre tu desempeño en la cama,

Lamento no haber podido ser sincera. Deberías haberlo sabido, en la cama  nunca será encontrada una sola afirmación honesta.

Lamento haberte tratado de incompetente, casi tanto como lamento el acierto.

Lamento haber creído un poco en tus fundamentos, yo lo sabía, no se sostenían,  pero igual lo lamento.

Lamento los golpes. Los físicos y los mentales.  Lamento haberme levantado y seguido  peleando.

Lamento las soledades, las kilométricas madrugadas caminadas,

Lamento haberte izado a una posición inmerecida. Lamento haberme fallado.

De que me hayan prendido  fuego lo que más lamento, fue tu forma de querer apagarlo.

Lamento profundamente que estos garabatos no sean mejores, que las ideas no sean más claras.

Lamento ser capaz de portar tanto dolor, un dolor que creía que ya no podría volver a afectarme.

Lamento haber cedido a tu castillo de humo. Lamento que me haya quemado.

Lamento lo que hiciste de vos. Lamento que hayas cambiado tanto.

Si bien no lamento haberme creído invencible, en el fondo lamento  no serlo.

Lamento ser tan obtusa a la hora de soltarte. Lamento si es cierta, mi locura.

Sabe que la usaste como un puñal  en mi contra,

Cuál es el fin de la resistencia,  cuando no habrá contraataque?

Lamento haberme quedado sin ideas pero con ganas de tenerlas.

Con tanto fuego, con tanta fuerza, que hoy solo me quema.

Lamento ya no querer seguirte rondando.

Lamento las iteraciones estériles.

Lamento sentir que ya no te amo.

9-8-2014

9.49 PM

#QET: Cerveza Quilmes.

Necesito, realmente necesito sacarte de mi cabeza…

Sigo avanzando, haciendo, conociendo, creando…Pero en el fondo, estoy paralizada.

Singin’ in the rain

Admito que mis días no están siendo como suelen ser mis días. O como deberían serlo.

Y esto hace que me desvíe un poco del lugar a donde quiero ir.

Pero es que acaso…existe realmente ese lugar?

Uoooooooooooooh

Comienza a relampaguear mientras espero el 511.
Con alma de visitante, le saco charla a un hombre entrado en años, continuando luego el intercambio con una mujer. Conversaciones aleatorias, desangeladas. Nimiedades.
Siento en mi piel todo el peso del calor y la humedad marplatenses, mezclado con restos de arena y las gotas que avanzan decididas. Imperturbables.

Sin embargo no me quejo.

Generalmente me veo obligada a esperar todo un año para tener esta estúpida sensación en la piel por un rato.

Ahora no solo el mundo, sino también el sol y el mar son míos, y yo me sigo pensando muy débil para conquistarlos.

Muere la tarde, y los ultimos destellos del sol, cayendo junto con la lluvia sobre la rambla, me regalan un paisaje encantador. Un pequeño universo de mar, arena, edificios, y la costa mas galana que uno pudiera imaginarse.

En mi mente suena una furiosa versión de Break On Through, de los Doors. Pienso en los universos que se abren, y en aquellos que se cierran.
Me subo al colectivo y en el trayecto me sorprendo leyendo patentes de los demás vehículos, queriendo divertirme “onomatopeyizandolas”, como lo haría antaño. No lo logro, sin embargo.

-Ese universo se ha reducido a polvo-, me recuerdo con amargura.

Miro la ruta y el mar. Las gotas siguen golpeando las ventanas del colectivo con violencia.
Agotada. Empapada, con ampollas en los pies, y el agua corriendo por las empinadas calles costeras, no olvido mi compromiso etílico.
Cargando las bolsas en las manos, vuelvo a pensar en todo lo bello de esta ciudad; la lluvia no para de recordármelo.

#QET: Cerveza Quilmes